Boticas en las respuestas generales del Catastro de Ensenada

Boticas en las respuestas generales del Catastro de Ensenada

Jorge Poveda

JorgePoveda

El sistema contributivo en Castilla durante el s-XVIII puede definirse como injusto, arbitrario y poco útil para las arcas del Estado. La fiscalidad soportada era variada: real, señorial, eclesiástica, municipal, …., con distintos gravámenes, normas recaudatorias, clases privilegiadas exentas de cargas y villas o zonas libres del pago de tributos. Carlos II había intentado sin éxito una reforma fiscal imponiendo una contribución única y general, idea recogida por el Marqués de Ensenada, responsable de la política económica de Fernando VI. El objetivo final era acabar con el sistema de arrendamientos y las Rentas Provinciales, instaurando una recaudación directa y una contribución única. Sería proporcional a las rentas individuales y universales, pues afectaría a todos los individuos. Con este objetivo, el R.D. de 10 de Octubre de 1749 ordena realizar un Catastro en todas las poblaciones de Castilla obteniendo datos reales de las riquezas y bienes de cada persona para asignarle una carga de impuestos lo más real y justa posible. Pagarían los varones comprendidos entre 18 y 60 años de edad, que no estuviesen impedidos, con excepción de nobles, eclesiásticos, es decir, los miembros del Estado General. Se indicaba un salario diario para cada profesión, el cual se multiplicaba por un número de días supuestos de trabajo, obteniendo una base imponible sobre la cual calcular el gravamen personal.

Podemos imaginar el impacto de la medida en la sociedad de la época, la cual no tenía noticia de nada parecido desde hace más de dos siglos atrás, bajo el reinado de Felipe II.

La medida no tuvo el final perseguido por el Marqués, pero nos permite conocer en detalle la sociedad de las poblaciones que contestaron el formulario de 40 preguntas que se remitía a la localidad. En el cuestionario se piden todos los datos identificativos de la población, desde su nombre, a sus límites territoriales, vecinos que en ella residen, sus familiares y criados, profesiones, posesiones, rentas y un largo etcétera de datos. El formulario era entregado por un representante de la Corona a las máximas autoridades municipales del momento, los cuales reunían a un grupo de residentes de la localidad para entre todos responder a las preguntas del mismo. Queda una fotografía exacta de la localidad y sus habitantes. Incluso hoy en día se recurre a él en ocasiones para delimitar términos y propiedades con exactitud, pues se detallan las tierras de cada vecino indicando los dueños de las tierras colindantes. Se escribieron más de 80.000 volúmenes entre originales y copias, sin contar los borradores. De ellos, 516 libros son las copias oficiales de la documentación, las Respuestas generales con las contestaciones de cada villa al cuestionario enviado (contienen 15.724 documentos, cada uno de una población). Los libros eran remitidos por las Contadurías Provinciales a la Real Junta de Única Contribución. En 1832 se trasladaron cargados en 14 carros fuertemente custodiados por el Ejército, al Archivo Universal de Simancas donde permanecen actualmente. Hoy en día se conservan casi la totalidad, pues solo se ha extraviado el de la Villa y Corte de Madrid.

Entre las personas citadas están referenciadas todas las farmacias de cada población, con sus titulares al frente, familias, empleados y las rentas que de ella obtenía el boticario. En la cuestión número 32 del formulario se preguntaba: «Si en el pueblo hay algún Tendero de Paños, Ropas de Oro, Plata, y Seda, Lienzos, Especería, u otras Mercadurías, Médicos, Cirujanos, Boticarios, Escrivanos, Arrieros, etc. y qué se regula puede tener cada uno al año.». A continuación vamos a citar algunas poblaciones con la mención de los boticarios que en ellas residían, los ingresos estimados de sus titulares, dejando la ortografía y expresiones de los textos tal como se pueden leer en los originales.

ALCALÁ DE HENARES, MADRID – 1753:

«* Pedro Martínez Valdemoro, boticario, le consideran por su botica de producto anual, cinco mil y quinientos reales; por administrador de la Cofradía de Nuestra Señora del Rosario, quinientos cinquenta reales;

* Pedro Gerónimo Garrido, boticario, le regularon de utilidad anual seis mil y seiscientos reales;

* Juan de Dios González, boticario, utiliza tres mil y trescientos reales; por la venta de aguardiente utiliza mil y cien reales;

* Por la venta de aguardientes susodichos percive Francisco Pérez setecientos treinta reales;

* El colegio de la Compañía de Jesús, de una botica que tiene, utiliza cinco mil y quinientos reales;

* Al colegio de Carmelitas descalzos, de otra botica que tiene, consideran de utilidad anual tres mil y trescientos reales; ytem, por la venta de aguardiente y rosolíes, dos mil y doscientos reales.»

ALCARAZ, ALBACETE – 1753:

«Ygualmente ay dos boticarios, el uno llamado don Joseph Aguilar y, el otro, don Juan de los Reyes, que mantienen un manzebo, y se le regula a cada uno de utilidad al año trescientos ducados.»

ALMAGRO, CIUDAD REAL – 1751:

«* Pedro Mejorada, voticario de esta Villa, le regularizan doszientos ducados de ganancia al año;

* Francisco Martín Serrano, boticario de esta Villa, le regulan doscientos ducados de ganancia al año;

* Juan de la Rubia y Reyes, también boticario, le regulan doscientos ducados de ganancia al año;

* Francisco Mejorada, boticario, le regulan doscientos ducados de ganancia al año.»

En el Libro del Personal y Vecindario de seculares de la Villa encontramos más datos.

«* nº 93 – Franzisco Martín Serrano, casado; su ejercicio, boticario; su edad, 53 años y su muger

46. Hijo: uno, de edad de 13 años. Hija: una, de 10 años. Criados para la lavor: uno, de edad de 26 años, que sirve de zagal.

* nº 94 – Juan de la Rubia y Reyes, casado; su ejercicio boticario; su edad 40 años y su muger 37.

Hijo: uno, de edad de 8 años; y otro, de 5; y otro, de 3. Hija: una, de edad de 9 años. Criada: una, de edad de 19 años.

* nº 95 – Franzisco de Mejorada, casado; su ejercicio boticario; su edad 29 años, y su muger 28.

* nº 96 – Pedro de Mejorada y Morales, casado; su ejercicio, boticario; su edad 44 años, y su mujer 50. Criada: una, de edad de 20 años.»

ARANDA DE DUERO, BURGOS – 1752:

«* Sebastián García, boticario, le regularon de utilidad con el salario de los Pueblos circunvecinos que se asisten en su botica, tres mil trescientos reales de vellón al año; el dicho tiene un mancebo que gana de salario doscientos cuarenta reales de vellón.

* Mathías Gutiérrez Macho, también boticario, le regularon de utilidad, con lo que le dan los lugares circunvecinos que se asisten en su botica, dos mil doscientos reales de vellón al año; el dicho tiene un mancebo, a quien da de salario ciento ochenta reales de vellón.»

ARÉVALO, AVILA – 1751:

«Boticarios. Tamvién ai tres boticarios con sus boticas:

* Que la una es propia de Francisco Vonilla, a quien le consideran de utilidad en cada un año tres mil y treszientos reales;

* Otra, de Antonio Caveza, a quien le regulan tres mil y seiscientos reales;

* Otra, de Pedro González, a quien le consideran tres mil reales.»

Más tarde, en el «Libro personal de todos los vecinos y demás personas seculares que existen en esta villa de Arévalo» podemos encontrar información acerca de los farmacéuticos:

«* Pedro González Portero, (…), de veinte y siete años, casado con Theresa Díaz, de la de veinte y siete, tiene la familia siguiente: tiene una hija, Antonia, de hedad de diez y seis meses; una sobrina, nombrada Josepha García, de siete años; un criado, Francisco Javier Moreno, de veinte y tres; una criada, Manuela Tinaquero, de quinze años.

* Francisco Pablo Vonilla, (…), de quarenta y un año, está casado con Juana Rosa de San Pablo, de la de treinta y dos años, tiene la familia siguiente: tiene un hijo llamado Francisco de Paula, de hedad de diez meses; una criada llamada Ana Saiz, de hedad de catorze años; y otra criada llamada María Saiz, de veinte y un años.

* Antonio Cavezas, (…), de ochenta y un años, está casado con Manuela Martín, de la de veinte y seis años, tiene la familia siguiente: tiene una hija de hedad de ocho años llamada Josepha; un nieto llamado Juan de la Cruz Arellano, de la hedad de diez y ocho años; un criado nombrado Joseph de Morales, de la de veinte años; otro criado llamado Thomás García, de la de diez y seis años; y una criada llamada Cathalina Meléndez, de veinte años.»

ATIENZA, GUADALAJARA – 1752:

«Dos boticarios que ganan: Manuel Gonzalo cinco mil y quinientos reales y Juan Antonio de Yta seis mil y trescientos reales de vellón.»

ÁVILA – 1751:

«También es cierto que hay en esta ciudad cinco boticas, que son expresión de sus dueños y la utilidad que a cada uno se regula son, a saber:

* Manuela de Cantos se la considera de utilidad al año nueve mil reales.

* Roque Crespo, otro boticario, cinco mil quinientos;

* A Mathís Jiraldo, ocho mil reales;

* A Francisco Díaz de Prado, otro boticario, once mil reales;

* Y la botica, que es propia del Hospital de la Misericordia de esta ciudad, cinco mil reales, con inclusión de las medicinas que gastan con los enfermos de él.

Que también hay dos regentes de dichas boticas:

* Llamado el uno Manuel Chinchón, que está en la de dicho hospital, el que por esta razón gana en año mil ochocientos reales;

* El otro es Manuel Sánchez Gonzalo, que regenta la de dicha Manuela de Cantos, el cual gana cada año setecientos veinte reales.»

BEJAR, SALAMANCA – 1752:

«Tres boticarios, que son Manuel Aguado, Féliz Diego Alonso y Joseph de Oliba, de los quales el primero, según su surtido y gasto, le regulan de utilidad al año doscientos ducados, al segundo ciento y cinquenta, y ciento al tercero».

BURGOS – 1751:

«* Boticario y Alcalde maior. A don Manuel Pérez de Limpia, por la utilidad de su botica, se le regulan treze mil reales de vellón, en los quales van yncorporados las rezetas sueltas, renta de casa y gajes; por el empleo que ejerce de Alcalde maior en el referido ospital del rey, se le regulan trescientos y dies reales;

* A Doña Josepha Solares, viuda que mantiene botica por medio de un manzebo examinado, se le regulan tres mil reales de vellón;

* A Diego de Arziniega, de el mismo ejerzizio, se le regularon quatro mil y quatrocientos reales;

* A don Pedro Rucoba, por lo propio, quatro mil reales;

* A don Lorenzo Bibanco, dos mil y seiscientos reales;

* A don Pedro Fernández Bedón, mil seiscientos cinquenta reales;

* A don Ramón del Solar, dos mil setecientos cinquenta reales;

* A don Juan Antonio Martínez, del mismo ejerzizio en el ospital de la Conzepción, quatro mil y quatrocientos reales de vellón;

* A don Alphonso López Momediano, del mismo ejerzizio en el ospital de Barrantes y visitador general de boticas de este partido, por todo se le regularon por uno y otro empleo, onze mil reales de vellón por mitad;

* A don Lucas Romero, tratante de géneros de botica, se le regularon dos mil y doscientos reales de vellón.»

CADIZ – 1753:

«Treinta y dos boticarios: uno eclesiástico, que consigue dos mil y doscientos reales; y los restantes seglares, que adquieren doscientos onze mil novezientos treinta y siete.»

CAZORLA, JAEN – 1751:

«Boticas:

* Una botica de doña Andrea Hamador, que le baldrá por año quatrocientos ducados.

* Y otra botica de don Lorenzo Vervel, que le baldría doscientos y cincuenta ducados.»

En el Libro de Vecindario leemos:

«nº 724 – Doña Andrea Amador, viuda de don Francisco Serrano, boticaria; tiene un hijo de diez y ocho años, en la botica, una hija y una moza sirviente. nº 725 – Don Lorenzo Bervel, casado, voticario; tiene un hijo y un hijastro de menor edad y una hija.»

CIUDAD REAL – 1751:

«Hay cuatro boticarios llamados Luis del Olmo, Faustino Jiménez, Francisco Jiménez Coronado y Antonio Belasco, a los cuales les producirán de utilidad en cada año sus boticas:

* A Luis del Olmo, cinco mil quinientos reales;

* A Faustino Jiménez y a Francisco Jiménez Coronado, tres mil trescientos a cada uno;

* Y Antonio Belasco, dos mil doscientos reales.

Y asimismo tres mancebos de dichos boticarios, llamados Pedro del Cerro, Pedro del Olmo y Gabriel Pérez Serrano; y a cada uno de ellos les regulan de utilidad anual setecientos treinta reales.»

Y en el Libro de Vecindario leemos:

«* Antonio Velasco y Rodas, del estado general, su facultad de boticario, de edad de treinta años, casado con Ángela del Campo, de veinticuatro años. Hijas: dos, una llamada Ángela de dos años de edad, y otra, Manuela, de cinco meses. Criada de propio servicio: una llamada María Moreno, soltera, de veintitrés años de edad.

* Faustino Jiménez, del estado general, su profesión boticario, de edad de treinta y seis años, casado con Ana Rodríguez, de treinta y dos. Personas a su cargo: tiene a D. Joseph Jiménez de treinta y cuatro años de edad, clérigo de menores y a D. Manuel Jiménez, soltero, de veinte años de edad, ocupado de mancebo en su botica. Criada de propio servicio: una llamada María de Puebla, soltera, de treinta y dos años de edad, en el servicio de la casa.

* Francisco Jiménez Coronado, del estado general, su facultad la de boticario, de treinta y seis años de edad, casado con Juana Ybañez de treinta y dos. Hijos: cuatro varones, uno llamado Joseph, de ocho años de edad; otro Salbador, de edad de cinco; otro Luis de dos; y otro, Juan, de edad de cinco meses. Un hembra llamada María, de diez años de edad. Personas a su cargo: tiene a María Sánchez de Vega, viuda, de sesenta y dos años, madre de su mujer. Criadas de propio servicio: dos, una llamada Damiana Gutiérrez, soltera, de cuarenta años de edad, que sirve para las haciendas de la casa; y otra María Fernández, casada, de veintidós años de edad, que se ocupa de ama del niño de cinco meses. Mancebo de la botica: tiene a Pedro del Cerro, soltero, de diez y ocho años de edad.

* Luis Francisco del Olmo, del estado general, su facultad la de boticario, de cuarenta y ocho años de edad, casado con Úrsula del Campo, de cincuenta años. Hijos: un varón llamado Pedro, de diez y nueve años de edad que se ocupa en el despacho de la tienda. Tres hembras, una llamada Josepha de diez y siete años; otra Vicenta de quince, y otra María Teresa, de trece. Hermana a su cargo: una llamada Michaela del Olmo, soltera, de cincuenta años. Criada de propio servicio: una llamada Theresa Roco, soltera, de veinticuatro años, que se ocupa en el servicio de la casa. Criados de propio servicio: dos, uno llamado Gabriel Pérez Serrano, casado, de veintisiete años de edad, que sirve de mancebo en la botica; y otro, Juan Cortés, soltero, de catorce años de edad, de mandadero.»

CIUDAD RODRIGO, SALAMANCA – 1750:

«Que en esta ciudad hay tres boticarios con sus boticas:

* Uno Matheo Esteban Sierra, a el que le regulan de utilidad en cada un año, inclusas las ygualas que tiene de algunos lugares, doce mil reales de vellón;

* Juan Manuel de Villoria, le consideran de utilidad cada año, inclusas algunas ygualas de lugares, dos mil reales de vellón;

* La botica del Hospital de la Pasión de esta ciudad, le regulan de utilidad en cada año dos mil reales de vellón, a excepción de la que consumen los soldados y militares que en él se curan pues estos yntereses ban y se hallan incluidos en las estancias que se pagan por la Real Hacienda.»

COLMENAR VIEJO, MADRID – 1752:

«Hay asimismo dos boticas:

* La una de Manuel Rodrigo, la que hacen juicio le produciría cada año tres mil reales de vellón, por no tener mucho despacho;

* Otra, propia de Manuela de Alamillo, que la sirve por un mancebo examinado; y la produce como seis mill reales de vellón en cada un año; y paga a dicho mancebo setecientos reales de vellón en dinero, anualmente, y la comida, que uno y otro se regula por cien ducados.»

CORDOBA – 1752:

«Y que también hai diferentes Boticarios, que lo son y su utilidad anual de cada uno se especifica en esta forma:

* A don Sancho de Llerena, cinco mil y quinientos reales;

* A don Francisco Fonseca, mil seiscientos y cinquenta;

* A don Joseph de Castro, dos mil setecientos cinquenta;

* A don Francisco de Lara, un mil y ciento;

* A don Fernando Mondragón y Chirinos, mil seiscientos cinquenta;

* A don Francisco Pesquero, mil y doscientos;

* A don Antonio González, mil y ciento;

* A don Andrés Mondragón, dos mil setecientos cinquenta;

* A don Pedro Velasco, un mil seiscientos y cinquenta;

* A don Joseph de Cea, dos mil setecientos y cinquenta;

* A don Antonio Gómez, dos mil setecientos y cinquenta;

* A don Joseph Capilla, dos mil seiscientos y cinquenta;

* A don Manuel Valenzuela, mil reales;

* A don Diego del Castillo, dos mil y doscientos;

* A don Francisco de Cea, dos mil y doscientos;

* A doña Ana de Gálvez, seis mil y seiscientos;

* A don Joseph del Castillo. mil seiscientos cinquenta;

* A don Pedro de Herrera, dos mil y doscientos;

* Al Real Convento de San Pablo, de quien es la botica que tiene en él, cinco mil y quinientos reales;

* Y al hospital de Jesús Nazareno, a quien pertenece otra, igua cantidad de cinco mil y quinientos reales.»

EZCARAY, LA RIOJA – 1752:

Hace referencia a un boticario que servía a los cuatro pueblos del valle.

FUENLABRADA, MADRID – 1753:

JorgePoveda1

«Un boticario, don Manuel Alonso Muñoz, con el de ocho mil reales.»

GRANADA – 1752:

«Boticarios:

Ay también diversas boticas, cuios maestros y producto anual que se les regula es el siguiente:

* Don Gabriel Calero, quatrocientos ducados;

* Don Manuel de Arjona, doscientos ducados;

* Don Juan de Olivares, otros doscientos;

* Don Antonio de Chaves, ochocientos ducados;

* Don Nicolás de Moya, quatrocientos ducados;

* Don Manuel de Bargas, otros quatrocientos;

* Don Francisco Jiménes, doscientos ducados;

* Don Antonio López, ciento cinquenta ducados;

* Don Francisco Bázquez, quatrocientos ducados;

* Don Zezilio de Medina, trescientos ducados;

* Don Francisco Magaña, otros trescientos;

* Don Miguel de Ortega, otros trescientos;

* Don Alonso González, ciento cinquenta ducados;

* Don Francisco de Lemos, trescientos ducados;

* Don Sebastián Ruiz Moreno, quatrocientos ducados;

* Don Antonio de Mendoza, doscientos ducados;

* Don Juan de Miras, otros doscientos ducados;

* La de la Compañía de Jesús, ochocientos ducados;

* Y la de don Joseph Torrecilla, quinientos ducados.

Oficiales boticarios. Y por lo que haze a los Oficiales de dichas boticas, no teniéndolos todas, y siendo ygual su producto en qualquiera de ellas, se les puede considerar a cada uno el de cien ducados anuales.» Asímismo se menciona a « don Diego Moutón, comerciante en todos los géneros de botica, la misma cantidad (cinco mil quinientos reales)».

ILLORA, GRANADA – 1752:

Hace referencia a que residían dos maestros de botica.

LA CORUÑA – 1752:

«* Don Andrés de Cantos, de edad de cinquenta y seis años, casado, tiene cinco hijos, dos de ellos maiores de los diez y ocho, quatro criados también maiores y quatro criadas. Por las utilidades de visitador de boticas del Reyno, 1.100 reales. Por las de su botica, 16.000 reales.

* Pedro Antonio Vázquez, de edad de treinta años, casado, tiene un criado maior de dies y ocho y una criada. Por las utilidades de su botica, 4.400 reales.»

LAS NAVAS DEL MARQUÉS, ÁVILA – 1751:

«Dos boticarios que son:

* Manuel Robleda, uno, y éste, con el consumo que tiene en los lugares circunvecinos, gana cada año cuatro mil reales, poco más o menos;

* Otro, Antonio Arias, y a éste se le considera de útil anual tres mil doscientos reales de vellón.»

LEÓN – 1751:

«Hay cinco boticas en esta Ciudad:

* Que la una pertenece a don Manuel Urrutia, y gana nueve mil y novecientos reales al año;

* Otra a Juan Maldonado, que le produce al año mil cien reales;

* Otra a don Pedro de Fuentes, que le rinde de ganancia nueve mil reales;

* Otra propia de Antonio Pérez, y gana quatro mil reales;

* Y la otra es propiedad del hospital de San Antonio, que está a cargo del Paterno de la Casa, quien goza el sueldo de mil ochocientos y treinta reales al año, pagados éstos y las medicinas que se gastan en dicho hospital le quedan de ganancia a éste tres mil y trescientos reales de vellón. Tienen dichos boticarios tres mancebos para la asistencia de sus boticas, por cuyo salario ganan todos anualmente mil y ochocientos reales.»

MARBELLA, MALAGA – 1752:

«Tres voticarios que los son: D. Gaspar Varragán, D. Andrés de Orellana y D. Diego Ximénez. Produciendole al primero dos mil trescientos cincuenta, al segundo quinientos cinquenta y al último trescientos treinta.»

MURCIA – 1756:

«Boticarios:

* Alejandro Sánchez, de 60 años, casado, tiene un hijo mayor de 18, otro menor de edad y dos hijas. Utiliza 2.200 reales.

* Antonio Estevan Fajardo, de 59 años, casado, tiene cuatro hijas y una criada. Utiliza 2.200 reales.

* Antonio García Alameda, de 45 años, casado, tiene dos hijos menores de 18 y una hija. Utiliza 1.100 reales.

* Antonio Martínez, de 30 años, casado, tiene una criada. Utiliza 1.100 reales.

* Don Christoval Guillén, de 52 años, casado, tiene un hijo menor de 18 y un mancebo menor, una criada y un esclavo menor de 18. Utiliza 8.800 reales.

* Calixto de Cantos, de 50 años, casado, tiene un hijo menor, tres hijas y una criada. Utiliza 2.200 reales.

* Don Christoval García Buenrostro, de 47 años, casado. Utiliza 1.100 reales.

* Don Eusevio Mayor, de 49 años, casado, tiene dos hijos menores y una hija. Utiliza 1.100 reales.

* Don Estevan Guerrero, de 35 años, casado, tiene un hijo menor. Utiliza 1.100 reales.

* Francisco Baeza, de 40 años, casado, tiene dos hijas y a su suegra viuda. Utiliza 1.100 reales.

* Francisco Navarro, de 28 años, casado, tiene una hija y una criada. Utiliza 1.650 reales.

* Don Francisco Javier Robustillo, de 40 años, casado, tiene dos hijos menores y una criada. Utiliza 1.650 reales.

* Gabriel Salas, de 50 años, casado, tiene un mancebo mayor de 18 años y 1 criada. Utiliza 1.100 reales.

* Don Juan Antonio de Conca, de 60 años, casado, tiene un hijo mayor de 18, otro menor de ellos y dos hijas. Utiliza 2.200 reales.

* Don Joseph Avadía Tovar, de 65 años, casado, tiene un hijo mayor de 18, ordenado, otro, pasante de Abogado, también mayor, una hija, una nieta, un mancebo para la botica, de 50 años y una criada. Utiliza 2.200 reales.

* Juan Alcaraz, de 32 años, casado, tiene dos hijos menores y una cuñada. Utiliza 1.100 reales.

* Don Juan Torivio, de 40 años, casado, tiene una hermana, una sobrina, un criado mayor de 18, dos mancebos para la botica mayores de 18. Utiliza 7.700 reales.

JorgePoveda2

* Don Joseph Vidal, de 27 años, casado, tiene dos hijas. Utiliza 2.200 reales.

* Joseph Antonio Ejea, de 50 años, casado, tiene una hija, una cuñada y un mancebo mayor de 18. Utiliza 1.650 reales.

* Juan Cantarero, de 40 años, casado, tiene cuatro hijos menores, una hija y una criada. Utiliza 3.300 reales.

* Joseph Fitor, de 35 años, casado, tiene un hijo menor de edad y una hija. Utiliza 1.100 reales.

* Don Joseph Hervás, de 52 años, casado, tiene u hijo menor, dos hijas y una sobrina. Utiliza 2.200 reales.

* Miguel de Alcázar, de 40 años, viudo, tiene un hijo menor de edad y una hermana. Utiliza 1.650 reales.

* Don Nicolás Quiqo, de 50 años, casado, tiene tres hijas y una criada. Utiliza 4.400 reales.

* Don Nicolás Ramón, de 44 años, casado, tiene tres hijos de menor edad y dos hijas. Utiliza 1.100 reales.

* Doña Paula García, viuda, tiene una botica, y en ella, para el despacho, a Joseph Ortín, de 62 años, viudo, un mancebo mayor de 18 y dos criadas. Utiliza 3.000 reales.

* Pedro Jumilla, de 45 años, casado, tiene un hijo de menor edad, a su madre viuda y dos hermanas. Utiliza 2.200 reales.

* Don Pedro Martínez, de 32 años, casado, tiene un hijo mayor de 18, tres hijas y un mancebo mayor de 18. Utiliza 2.200 reales.

* Rafael Mota, de 55 años, viudo, tiene un hijo mayor de 18 y cinco hijas. Utiliza 2.200 reales.

* Don Sevastián Piñero, de 36 años, casado, tiene una hija, y en su compañía a su padre, mayor de 60, su madre y un mancebo mayor de 18. Utiliza 1.100 reales.

* Sevastián Arenas, de 40 años, casado, tiene un hijo de menor edad. Utiliza 2.200 reales.»

SALAMANCA – 1753:

«Hay en esta Ciudad los Boticarios y Boticas, que con sus utilidades son los siguientes:

* A don Lucas de España le regulan tiene de utilidad en cada un año seis mil reales de vellón.

* Don Francisco Fuentes, mil y cien reales;

* Don Francisco Zúñiga, que es uno de los que responden, cuatrocientos ducados;

* Don Joseph Corera, trescientos ducados;

* Don Francisco Gil, cuatro mil reales;

* Don Juan Alonso Rodríguez le regulan, con otras utilidades que tiene, podrá producirle cuatro mil reales;

* Don Andrés Yáñez, por su ejercicio y utilidades que agencia por entrada en préstamos, le regulan dos mil seiscientos reales;

* Don Francisco García, cuatro mil reales;

* Don Joachin Hernández, dos mil trescientos cincuenta reales;

* Don Lorenzo Sánchez, mil trescientos reales;

* Don Joseph Lomo, dos mil trescientos reales;

* Y la Botica del Colegio de la Compañía de Jesús regulan de utilidad, en cada año, cuatro mil reales de vellón.»

SAN SEBASTIAN DE LOS REYES, MADRID – 1751:

«Pedro Fernández. Boticario. Edad 48 años. Muger, Josepha Cotilla de 39 años. Hija, María, menor de edad.»

SANTA MARÍA LA REAL DE NIEVA, SEGOVIA:

«Dos boticas, una del Convento de Santo Domingo, que se le calcula de utilidad pública 1.500 reales, y otra de Manuel Cristóbal, 3.000 reales.

* Manuel Cristóbal, de 60 años, casado, con 4 hijos y una criada.»

SANTANDER – 1753:

«* A don Luís de Zárate, de ofizio boticario, le consideran de útil en él dos mil y doscientos reales;

* A don Pedro Jiménez Bretón, del mismo ofizio de boticario, le consideran de útil tres mil y trescientos reales. Por un hijo examinado en dicho ofizio, que tiene, le consideran ochocientos reales de vellón.»

SANTIAGO DE COMPOSTELA, LA CORUÑA – 1752:

«Boticarios:

* Don Antonio Godoy, se le considera de su utilidad por su botica dos mil y ducientos reales al año;

* Doña Josepha Palacios y su mancebo Fernando Suarez, por la que tiene, mil y quinientos reales al año por mitad entre los dos;

* Don Manuel Antonio de la Vega, por lo que ejerce se le considera de utilidad y a don Clemente de Casas, dueño principal de ella, dos mil y seiscientos reales por mitad entre los dos;

* Juan Fariña, por la suia, mil ochocientos reales;

* Don Francisco Romero, por el comercio de su botica, mil u ochocientos reales;

* Don Francisco García Vellorado, Comerciante en géneros de botica, se le consideran dos mil reales;

* Al Monasterio de San Martín, se le considera por su botica, diez mil reales al año. Al Colegio de la Compañía por la suia, cinco mil y quinientos reales;

* Al Convento de Santo Domingo, por el comercio de la suia, dos mil reales.»

SEGOVIA – 1753:

«Siete boticarios, que ganan:

* Los dos primeros, seis mil seiscientos reales cada uno;

* Otros dos a cinco mil quinientos;

* Uno, cuatro mil quinientos;

* Otro, cuatro mil;

* Y al último, que lo es del hospital, mil cien.»

TOLEDO – 1751:
JorgePoveda3

«Boticarios:

* Don Thomás Galera, (le regulan anualmente de utilidad) quatro mil y quatrozientos reales de vellón;

* Don Vicente Galera, por la misma razón, dos mil reales de la moneda de vellón;

* El Combento de Carmelitas descalzos tiene Botica, la que regula, por la misma razón, le regulan cuatro mil y cuatrocientos reales de vellón;

* Don Thomás de Espinosa, por la misma razón, le regulan quatro mil y quatrocientos reales;

* Don Juan Joseph Miguel Sandoval, por la misma razón, quatro mil y quatrocientos reales de vellón en cada año;

* Franzisco de Coro, por la misma razón, tres mil y trescientos reales;

* Don Franzisco Rodríguez, por la misma razón que los antezedentes, le regulan anualmente de utilidad tres mil y trescientos reales de vellón;

* Mathías Fernández, por la misma razón, le regulan quatro mil y quatrocientos reales de vellón;

* Pedro Pablo Carbajal, tres mil y trescientos reales;

* Don Jacinto Velasco, Boticario, le regulan anualmente de utilidad dos mil y doscientos reales;

* Don Francisco Villegas, por la misma razón, tres mil y trescientos reales;

* Agustín González, su utilidad en quatro mil y quatrocientos reales.»

TORREDONJIMENO, JAEN – 1752:

Hace referencia a que se localizaban en la villa dos botica, una de ellas con muy poco género, y la otra, por el contrario, muy bien surtida, tanto que a ella acudían regularmente los habitantes de Villadonpardo, Torredelcampo y Jamilena. Un vecino se dedicaba al comercio de droguería y cosas de botica.

VALDELACASA, CÁCERES – 1752:

«Un boticario, llamado Manuel de Vera, a quien regulan la (ganancia anual) suya, en cien reales.»

VALDEPEÑAS, CIUDAD REAL – 1752:

« Asimismo, ay dos voticarios: el uno es don Antonio Gutiérrez López, quien tiene surtida con abundancia su botica y la maior parte de los parroquianos y les pareze le dejará de producto anual quatrozientos y zinquenta ducados. A Alphonso Díaz Torrero, el otro boticario, echa considerazión del poco surtimiento y cortedad de vezinos que asisten a ella, le regulan de producto anual zien ducados.»

VILLAVICIOSA, ASTURIAS – 1751:

«Hay un boticario, que lo es don Antonio Calleja, a quien le está regulado de utilidad doscientos ducados.»

ZONA DE VALDEORRAS, ORENSE – 1752:

JorgePoveda4

Tan solo había dos boticarios en las distintas aldeas de la comarca, uno en San Estebo de A Rua, Don Francisco López Miranda, que le regulaban de utilidad pública 1.100 reales de vellón, y el otro era un monje del Convento de los Trinitarios Descalzos de Correxais, Fray Bernardo de San Agustín, a cuya botica se le regulaban 6.600 reales de vellón.

Cien años después de realizarse este Catastro todavía se usaban los datos recogidos en el mismo. Así en 1848 el que fue titular de la Cartera de Hacienda, el Tribunal Supremo de Justicia, Presidente de las Cortes y Gobernador de Madrid, Don Pascual Madoz, cita en su Diccionario Geográfico-Estadístico- Histórico de Madrid: «Otro trabajo, y es ya el último que hemos de presentar correspondiente a la estadística del Marqués de la Ensenada, comprende las utilidades que del comercio y de la industria sacan los que se dedican a aquel, y los que ejercen cualquier oficio, arte, profesión, destino, etc., etc., etc.. Los pormenores de las diferentes relaciones de los pueblos de las cinco provincias aparecen en el siguiente listado: Boticarios: Madrid – 107.084 Reales de vellón; Guadalajara – 186.515 Rs. de vn.; Ávila – 155.378 Rs. de vn.; Segovia – 189.417 Rs. de vn.; Toledo – 461.889 Rs. de vn.; TOTAL – 1.100.283 Rs. de vn.».

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas