Aprendiendo a comer

Aprendiendo a comer

Esperanza Torija Isasa

esperanzaa Torija Isasa

La salud del hombre está íntimamente relacionada con la alimentación. El ser humano necesita satisfacer las necesidades de energía y nutrientes a partir de productos alimenticios que cada población ha ido seleccionando en función de una serie de factores como raza, cultura, zona de origen, religión, o aspectos más personales, como los gustos e. incluso, problemas de salud como intolerancia al gluten o a la lactosa. Los alimentos seleccionados se transforman, conservan o cocinan con el fin de obtener otros productos; todo ello constituye lo que denominamos hábitos alimentarios.

Hoy en día se conoce en gran medida la composición de los alimentos y se sabe que además de los nutrientes existen en ellos componentes cuyo papel en la salud es de gran relevancia; estos compuestos existen en casi todos los alimentos y se denominan compuestos bioactivos y, concretamente fitoquímicos si se encuentran en los vegetales (carotenoides, compuestos fenólicos, betalaínas…), además del conjunto de componentes que constituyen la fibra; todos ellos son útiles para prevenir patologías (enfermedades cardiovasculares, cáncer…) o para mejorar determinados estados de salud y dan origen a los llamados alimentos funcionales.

El interés por la relación entre alimentación y salud existió ya en las más variadas culturas y épocas de la historia, si bien en los primeros tiempos se trataba de conocimientos meramente empíricos. Pitágoras (siglo VI a.C.) estableció el término Diaita como concepto de Dietética, considerado como una forma de vida que atendía no solo a la alimentación sino también al ejercicio, sueño, reposo… Hipócrates (siglo V – IV a.C.), por su parte, acuñó la celebre frase «Que tu alimento sea tu mejor medicamento » y consideraba que la salud del ser humano se basa en tres pilares: factores hereditarios o genéticos, alimentación y ejercicio, necesarios para conseguir una salud integral, esto es física, mental y psicológica.

Ahora, decimos que queremos «comer bien», esto es, buscamos disponer de alimentos variados, que nos resulten atractivos por su color, aroma, textura… y que sean productos que nos ayuden a conseguir equilibrio nutricional y una buena salud. A este respecto, en el año 1996, FAO concretó: «Existe Seguridad Alimentaria cuando todas las personas tienen en todo momento suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimentarias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a fin de llevar una vida activa y saludable».

esperanzaa Torija Isasa1

Con el avance de las ciencias, se conocen mejor los alimentos y se pueden dar recomendaciones bien fundamentadas sobre el consumo de los mismos.

En este contexto debemos considerar la importancia de la educación desde edades tempranas; enseñar los conceptos básicos de la alimentación es fundamental y que los niños los aprendan es la base para una mejor salud en los adultos. No obstante, no debemos olvidar que a lo largo de la vida es necesario reciclarse, teniendo en cuenta las aportaciones de las investigaciones más recientes.

En relación al valor nutritivo de los alimentos, debemos recordar que no existe ninguno que contenga todos los nutrientes, siendo el más completo la leche; por ello, es necesario consumir alimentos de los distintos grupos con el fin de conseguir todos los componentes que el organismo necesita; esto es, la dieta debe ser variada.

En todos los países se publican las denominadas Guías alimentarias que se representan a modo de figuras diseñadas para aconsejar a los consumidores que alimentos se deben incluir en mayor o menor medida en su alimentación. Para nosotros la más representativa la denominada Pirámide alimentaria o de la alimentación saludable, publicada por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), estando pendiente la publicación en este año 2015 de la nueva Pirámide.

esperanzaa Torija Isasa2

Un aspecto importante a la hora de alimentarnos, es tener en cuenta es el reparto de la energía total que nos proporcionan los diferentes nutrientes y a lo largo del día. Así, de forma general, podemos decir que, de ella, el 30% de las calorías debe proceder de las grasas, entre el 10 -15% de las proteínas y el resto de los hidratos de carbono. En relación al reparto a lo largo del día, deberíamos obtener del orden de 25% en el desayuno, 30% en la comida y en la cena y un 15% en la merienda, esto es deberíamos desayunar mejor y, actualmente, se recomienda comer cinco veces al día para un mejor reparto de la energía. No debemos olvidar tampoco la necesidad de consumir alimentos que nos proporcionen suficiente cantidad de fibra.

Debemos cuidar el tipo de grasa que consumimos, disminuyendo la grasa saturada (carnes rojas) y aumentado los alimentos que proporcionan grasa insaturada (aceite de oliva, pescados azules, frutos secos), cuidando, en todos los casos, el total de grasa para no sobrepasar la cantidad de energía recomendada.

De la mayor importancia es, también, aumentar el consumo de hortalizas y verduras y frutas, alimentos cuyo interés principal se debe al aporte de vitaminas, principalmente la C y elementos minerales, además de fibra, sin olvidar que son la principal fuente de fitoquímicos, mayoritariamente de carácter antioxidante. Sobre su consumo, los organismos internacionales (FAO/OMS) recomiendan consumir al menos 400 g de frutas y verduras y en España, entre los objetivos nutricionales establecidos en 2011 (SENC, 2011) se recomienda un consumo de frutas superior a 400 g/día y el de verduras y hortalizas mayor de 300 g/día.

En definitiva, «comer bien» significa consumir los alimentos de tal forma que nos ayuden a tener una mejor salud. Aprender a comer consiste en conocer qué son los alimentos y que nos aportan, sin olvidar los cuidados necesarios y las formas de elaboración culinaria para conseguir que sean inocuos y lo más nutritivos posible.

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas